You are here

Una moto eléctrica de cross que superó todas las expectativas, la Redshift

Alta RedShift

Junto a las playas californianas nació un vehículo eléctrico para cross, supermotard, enduro y hasta freestyle. Alta Motors desarrolló la Redshift, una moto de configuraciones deportivas que mezcla mucho toque y velocidad. Esta pequeña compañía sueña con convertirse en la Tesla de las motos eléctricas, y empezaron por la parte más divertida del negocio.

Ya es posible decir que cada moto a gasolina tiene su gemela eléctrica. En el caso de las motos de enduro y cross apareció la Alta Redshit, las ruedas, frenos, chasis y diseño vienen de empresas ya reconocidas en el mundo del motocross, pero su motor es una impresionante muestra de cómo han avanzado los vehículos eléctricos.

Sacudiendo la tierra en la Redshift

Los ingenieros de Alta Motors solucionaron dos grandes problemas de una moto eléctrica de alto rendimiento: la refrigeración y la resistencia a la humedad. El motor de la Redshift entrega 40 hp y puede girar a 14.000 RPM, de él salen 36 libras pie de torque que se convierte en 122 luego de pasar por la caja reductora. Para no desfallecer ante tanta exigencia, el equipo de investigación de Alta desarrolló un sistema de refrigeración con agua para que la moto pueda seguir saltando por más tiempo.

Al diseñar una moto para la tierra y los saltos, se enfrentaron la necesidad de encerrar el motor y las baterías de litio en una carcasa con protección contra la humedad (IP67). Este también la protege de los impactos y las fuerzas laterales, pues puede soportar hasta 20G.

Brembo, WP y Warp participaron

La suspensión proviene de WP, un viejo conocido en el deporte europeo. Sus dos configuraciones, MX y SM, usan el conjunto WP 4CS, diseñado especialmente para la Redshif. Warp 9 Racing provee las ruedas de 17 pulgadas. Y para completar, Brembo entrega los frenos de 2 o 4 pistones.

Con este conjunto se logra una velocidad máxima de 120 kilómetros por hora. La moto puede rodar en la ciudad por casi 90 kilómetros o puede estar en la pista por 20 minutos.

¿Y quién es Alta Motors?

Anque es pequeña, los sueños de Alta Motors son grandes. La operación se maneja desde Californa, pero quieren tener una planta propia tal como lo hace Tesla, su marca guía. Desde 2007 empezaron a crear motos eléctricas con prestaciones dinámicas supriores a las que se requieren en la ciudad, con el simple objetivo de divertir al conductor.

Alta se concentró en desarrollar una mejor batería como elemento diferenciador. Ellos insisten en que lograron crear una de menor tamaño pero que almacena y entrega mayores cantidades de energía, lo que redunda en más torque, más autonomía y, por supuesto, más saltos.

Alta Motors busca entregar las primeras motos en la segunda parte de 2018, por ahora se pueden reservar por 100 dólares en su sitio web, luego sólo debe girar los 14.900 faltantes.

También puede interesarle: Tacita, la Harley de las motos eléctricas

 

Related posts

2 Thoughts to “Una moto eléctrica de cross que superó todas las expectativas, la Redshift”

  1. […] el mercado ya hay otras competidoras llamadas Alta RedShift, Evoke, Kalashnikov, Honda, Tacita, Curtiss, que compartirán espacio con la nueva KTM Freeride […]

  2. […] También te pueden interesar: Una moto eléctrica de cross que superó todas las expectativas, la Redshift […]

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: