You are here

Así es la batería de estado sólido que promete muchos más kilómetros

Desde febrero de 2017 se habla de un nuevo material que revolucionará el negocio de las baterías y, por supuesto, el de los autos eléctricos. Una investigación de la Universidad de Texas lo puso en el panorama diciendo que es más eficiente y seguro que los iones de litio líquido, el material más popular hoy en las baterías hoy. Esta es la historia del electrolito sólido, o la batería de estado sólido.

La batería define casi todo en un vehículo eléctrico, su peso, su precio y su autonomía. Por esto, cuando se asoma al mundo la posibilidad de tener más energía en un acumulador más liviano y más pequeño todos giran las miradas. Con el electrolito sólido se propone baterías más seguras, estables duraderas. Estas baterías de estado sólido son reconocidas por no recalentarse como las de iones de litio que usan electrolito líquido.

¿Dónde está la diferencia?

Las baterías de Iones de litio (Li-ion) hicieron posible que los autos eléctricos empezarán a recorrer el mundo de manera masiva. Su inventor, John Goodenough, logró acumular suficiente energía en una pieza de mejor tamaño y peso que las anteriores, incluso logró reducir los tiempos de carga. Aunque esta creación le dio su fama como científico, hace un tiempo venía trabajando en otra batería que superaría su primera invención y eliminaría las desventajas que un celular hizo explosivamente famosas.

Si una batería de Iones de litio como las actuales se carga muy rápido, el electrolito líquido en su interior tiende a formas unas cicatrices llamadas dendritas. Si estas se extienden pueden llegar a unir los dos polos de la batería, lo que puede inutilizar la batería o simplemente hacerla explotar.

La evolución a la batería de estado sólido

A sus 95 años, el mismo Goodenough, y la investigadora Helena Braga, publicaron un nuevo desarrollo en la revista Energy and Environmental Science. Se trata de una batería de estado sólido más barata, no inflamable, con mayor vida útil, mayores velocidades de carga y alta densidad energética.

La idea fue reemplazar el corazón líquido de la batería por uno de cristal. Algunos teóricos dicen que así se podría duplicar la cantidad de energía que portaría y, por esto, la cantidad de kilómetros que le ofrecerían a un vehículo eléctrico.

Este tipo de baterías permitirá mejorar de forma sustancial las prestaciones de los modelos actuales. El empuje correcto para esta tecnología llegó desde Tesla y Dyson, marcas de autos y electrodomésticos que han llevado el negocio al límite, impulsando la investigación y nutriendo con capital a sectores que no eran significativos para la industria del automóvil.

También puede interesarle: El precio de las baterías está bajando más rápido de lo esperado

 

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: