You are here

Convertir las bicicletas convencionales a eléctricas ya es posible

Casi cualquier bicicleta se puede convertir en eléctrica en cuestión de minutos. Varias empresas trajeron a Colombia la tecnología y el conocimiento necesario para instalar baterías y motores eléctricos en bicis de todo tipo. Revista VEC les explica cómo es el proceso y sus ventajas.

La bicicleta es uno de los medios preferidos de los ciudadanos en las urbes más desarrolladas del mundo. En Colombia cada vez más personas se dieron cuenta de los beneficios de moverse en bici, incluso eléctricas, aunque el Gobierno no ha generado estrategias contundentes para fomentar este medio de transporte o apoyar a los que pedalean en sus trayectos diarios. Ciudades como las del Eje Cafetero y Antioquia presentan condiciones difíciles para los ciclistas urbanos, la inclinación de algunas vías y la poca infraestructura para la bicicleta hacen que quienes optan por la ella deban compartir la vía con otros vehículos. Para poder competir en velocidad y esfuerzo aparecen las bicicletas eléctricas, sean de fábrica o convertidas.

¿Cómo se convierten?

Primero hay que tener una bicicleta convencional, una nueva, la que se usa a diario o desempolvar la que está en el cuarto útil. Lo más importante es encontrar un lugar para anclar la batería, esta casi siempre se coloca en los orificios donde normalmente se pone el soporte para la caramañola, dentro del marco. Si la estructura no permite instalarla allí, es necesario buscar espacio o usar una parrilla trasera.

Luego hay que seleccionar el tipo de motor y su ubicación. Algunos proveedores entregan motores en la rueda delantera, ya sea que intervengan el aro para instalarlo o que ofrezcan un aro ya con el motor central instalado. Otro tipo de motor es el central, justo debajo del centro de los pedales. También hay motores que se instalan en la rueda trasera, o ruedas con motores incorporados como la Copenhagen Wheel. Cada uno entrega una sensación de conducción diferente, la decisión es del comprador.

 

Cada kit de motor y batería esta acompañado de un conjunto de mandos, que según el precio y la marca puede tener diferentes características. Dependiendo de lo que se quiera gastar se puede obtener monitores led más completos e incluso aceleradores.

¿Por qué convertir una bici a eléctrica?

En cierto que en el mercado existen ya muchas marcas que bicicletas eléctricas, pero hay un publico más especializado que quiere una bicicleta de condiciones específicas, en tamaños, suspensiones o accesorios, por esto les es más fácil configurar una bici y luego electrificarla. También está el caso de los que quiere bajar costos, ya que en algunos casos es más económico llevar una bicicleta que ya poseen para que sea convertida en vez de comprar nueva eléctrica.

Las bicicletas eléctricas presentan autonomías superiores a los 30 kilómetros y pueden superar los 40 kilómetros por hora, algunas incluso más. Esto las pone a la par con muchas motos urbanas que consumen gasolina y pagan altas sumas en impuestos y seguros. Todos los kits de conversión tienen baterías extraíbles, o sea que el propietario puede cargarla en su hogar u oficina en tiempos que van desde las 4 hasta las 8 horas.

Los precios de las conversiones pueden oscilar entre $1.500.000 y $3.500.000, dependiendo de las características del equipo. Esta puede ser una opción de movilidad limpia para mejorar la calidad del aire de nuestras ciudades.

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: