You are here

Convertir un carro de gasolina a eléctrico ya es posible en Colombia

Por ahora el precio de los vehículos eléctricos espanta a algunos compradores, pero ¿qué tal convertir un automóvil a gasolina a eléctricos por la mitad del costo? En Colombia se creó Ecovehículos, una empresa dedicada a las conversiones y al mantenimiento de carros eléctricos, Revista VEC habló con ellos para conocer las ventajas que tiene hacer que un vehículo sea enchufable.

Ecovehiculos viajó a varios países de Latinoamérica y conoció que ya se han hecho más de 2.000 conversiones de todo tipo de vehículos en los últimos cinco años. Ahora esta tecnología está disponible en Colombia. Carlos Casallas, mecánico automotriz con más de dos décadas de experiencia, es el creador de esta empresa, así explicó el proceso.

¿Qué vehículos se pueden convertir?

Por ahora sólo es posible con modelos de transmisión manual, todos los otros modelos, sin importar la ubicación de su motor o la tracción, pueden ser convertidos a eléctricos. El proceso de instalación del kit eléctrico toma alrededor de un mes, dependiendo de las adecuaciones que necesite el vehículo. Todos los automóviles convertidos por Ecovehículos tienen garantía de un año. La empresa presta servicios de conversión, postventa y mecánica general en Medellín, Pereira, Cali y en Barranquilla.

En la conversión no se necesita embrague porque el motor a gasolina siempre gira, mientras que el eléctrico se detiene cuando se suelta el acelerador, lo que permite hacer el cambio de marcha. Igualmente, se pude dejar el embrague para hacer los cambios más rápidamente y tener un manejo más deportivo y agresivo.

Con respecto a la documentación no se presentan problemas. Simultáneamente a la instalación se hacen los trámites en la tarjeta de propiedad, se cambia el tipo de combustible de gasolina a eléctrico; un trámite que cuesta 140 mil pesos (45 dólares).

 ¿Qué costo tiene?

Cada caso es diferente, depende del modelo a convertir y del kit que la persona necesite. Una conversión puede empezar alrededor de los 22 millones de pesos (7.300 dólares). Dependiendo de la autonomía y de los elementos seleccionados por el propietario, este presupuesto pude subir a 40 millones de pesos (13.500 dólares). Esto sigue siendo menos de la mitad de lo que vale el carro eléctrico más barato en Colombia.

El principal elemento que hace variar el precio de las conversiones es el tipo de batería, las más económicas son las de plomo, y las más costosas y livianas son las de litio. El costo de las baterías lo fija su densidad energética, o sea la cantidad de kilovatios hora que pueden ofrecer, lo que repercute directamente en los kilómetros que entregan de recorrido. A más autonomía deseada mayor costo de estas. Estas pueden entregar entre 30 y 200 kilómetros por cada carga.

Beneficios para el usuario

Hacer una conversión trae varios beneficios para el propietario. El primero es el bajo costo de la energía comparado con la gasolina. Dependiendo de la ciudad, conducir con energía eléctrica es cerca de 70% más económico que hacerlo con gasolina o diésel. El segundo beneficio es que el mantenimiento se reduce en tareas y en costos, no hay cambios de aceites, correas, embragues, bobinas o líquidos refrigerantes. Se calcula que el mantenimiento de un carro eléctrico es 60% menos costoso que el de un vehículo a combustión. El tercer beneficio es que los eléctricos no tienen pico y placa o día sin carro.

Hay otro beneficio paralelo, cuando se vende un carro de segunda se recibe el golpe de la devaluación de este durante los años, incluso en muchos modelos se percibe que cada vez es más costoso y complicado el mantenimiento. Ahora, por un precio inferior a lo que cuesta comprar un carro nuevo se puede rejuvenecer de un corrientazo el que ya se tiene. Este es el caso de un BMW 323 (e30) de hace 30 años que está modificando Ecovehículos, y que cada vez era más difícil de mantener en funcionamiento. Con la conversión su dueño pudo conservar el automóvil en uso, seguir disfrutando de su diseño, pero con todos los beneficios que otorga un eléctrico.

Los motores eléctricos sin escobillas están diseñados para rodar por 250 mil kilómetros sin necesitar cambios de piezas. Las baterías no tienen efecto memoria, y entregan más de 3.000 ciclos de carga antes de presentar reducción en su capacidad de carga.

¿Dónde se carga?

Los sistemas de carga también hacen parte de la conformación del kit y pueden hacer variar su costo. Normalmente se usan protocolos de carga para sistemas domésticos de 110 o 220 voltios, donde la carga toma entre 7 y 3.5 horas. También se pueden instalar sistemas de carga a mayor velocidad para wallbox de 3 kW en adelante o estaciones de carga pública.

Las opciones son casi que infinitas, las combinaciones de modelos con baterías y motores eléctricas abren otro panorama en el que la imaginación de los propietarios e ingenieros es el límite. Esta es una opción para tener un vehículo eléctrico económico y a un precio asequible.

También puede interesarle: El renacer eléctrico del escarabajo

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: