You are here

El Concejo de Medellín debatió sobre el futuro de la movilidad eléctrica ¿Por dónde debe empezar?

El pasado 20 de junio el Concejo de Medellín dedicó un día completo a hablar de movilidad eléctrica. La conversación giró en torno a proyectos como la renovación de los buses urbanos, los 1.500 taxis eléctricos que la Alcaldía de Medellín anunció, los 60 buses que compraría Metroplus próximamente y el incremento de beneficios para los carros eléctricos. Uno de los expositores más vehementes en el tema fue el concejal Daniel Carvalho Mejía, constante defensor de la movilidad sostenible en Colombia.

Luego de la exposición, Revista VEC habló con el Concejal para profundizar en la situación actual de la ciudad en cuanto a movilidad eléctrica, y pudo conocer mejor el escenario en que se encuentra hoy Medellín, que, según su alcalde Federico Gutiérrez, debe ser modelo en movilidad eléctrica para Latinoamérica.

Daniel Carvalho Mejía, Concejal de Medellín

Revista VEC: ¿Cuál es la primera barrera que Medellín y el Valle de Aburrá deben vencer para que en realidad se convierta en la ciudad latina líder en movilidad eléctrica?

Hoy la primera dificultad es el costo de los vehículos eléctricos, tanto autos, taxis o buses son muchos más caros y esto dificulta la masificación de estas tecnologías. Para esto hay varias soluciones, como ofrecer facilidades desde el punto de vista tributario o de aranceles para importarlos y para operarlos en las ciudades. Se está explorando unas facilidades crediticias para que quienes quieran acceder a este tipo de vehículos les sea más fácil que quien va a acceder a un vehículo tradicional.

Revista VEC: ¿Qué tan comprometido está el gobierno local con esa meta que se fijó desde 2016?

Daniel Carvalho: El compromiso de la Administración Municipal es real y se nota en varios aspectos, por ejemplo el hecho de que EPM esté decidida ya es una señal que viene desde la misma Alcaldía, con el programa de 1.500 taxis eléctricos, con la importación de un bus eléctrico para probarlo acá, y con la compra en el segundo semestre de 2018 de 60 buses eléctricos para operar en los corredores de Metroplús. También hay ciertos incentivos tributarios interesantes. Yo siento que el compromiso de la Alcaldía es real.

Revista VEC: ¿La transición a la electricidad y la movilidad limpia debe empezar por el transporte público o el privado? ¿Cuál plantea que debe ser el ideal?

Daniel Carvalho: Es estratégico empezar por el transporte público por varios aspectos que expuse en mi ponencia en el Concejo de Medellín. Son muchos menos vehículos los del transporte público, en buses son unos 5 o 6 mil buses en el Valle de Aburrá, lo que es más abordable que hablar de 700.000 automóviles particulares que circulan en la ciudad. Los vehículos de transporte público son los que más kilómetros recorren diariamente en la ciudad, por lo tanto, en términos de impacto ambiental es mucho mejor aportarle a aquellos vehículos. Al pensar en movilidad sostenible, la idea de tener un servicio de transporte público, en este caso buses con esas características, es muy visible y da una buena señal de que se está llegando a un cambio real. Esto no significa que debamos despreciar la posibilidad del recambio o de la conversión tecnológica de todos los automóviles y motos particulares. Simplemente me parece más estratégico la idea de los buses y taxis eléctricos.

Revista VEC: ¿Cómo podría el Estado ser ejemplo o promotor de la movilidad limpia hacia los ciudadanos?

Daniel Carvalho: El Estado tiene mucho que ver acá para dar ejemplo y promover. La Alcaldía con la compra de los 60 buses da un muy buen primer paso. También creo que la Alcaldía debe poner unas condiciones futuras para poner una fecha límite desde la cual todos los buses deban ser todos eléctricos, o sugerí que desde 2025 no dejáramos entrar nuevos buses diésel a la ciudad, porque se estima que a partir de esa fecha ya los costos entre autobuses tradicionales y eléctricos se van a ver equiparados, de modo que ya no va a haber ninguna excusa real para no apostarle a esta nueva tecnología. También hay unas opciones ejemplares que el Estado debe emprender y es por ejemplo la renovación de su propia flota de vehículos para los funcionarios.

Revista VEC: ¿Cree que la situación de Hidroituango puso en peligro los planes de movilidad eléctrica de Medellín? Por lo menos los que dependen de EPM, como los taxis eléctricos y el crecimiento de la red de carga.

Daniel Carvalho: Sin duda, la situación crítica que estamos viviendo con Hidroituango debilita las finanzas y las proyecciones futuras e EPM. Ante eso esta empresa ha empezado a reducir el presupuesto para algunos programas, entre ellos puede entrar el de movilidad eléctrica. Le pedí a la Gerencia de EPM que es tan estratégico el negocio de la movilidad eléctrica para EPM, no sólo en el Valle de Aburrá sino en todo el país, que este no es uno de los programas en que se deba recortar esfuerzos. La inversión no es gigantesca y a 15 o 20 años este puede ser uno de los principales negocios de EPM. No debemos soltar la bandera de ser la capital de la movilidad eléctrica en América Latina.

Queremos saber qué opinan los ciudadanos de Medellín y de otras ciudades sobre las soluciones que propone el Concejal y la ciudad. Comente y permítanos saber su opinión al final de este artículo.

Conozca aquí la presentación completa que realizó el Concejal en su ponencia:

También puede interesarle: Así es el bus eléctrico que llegó a Metroplús en 2018

 

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: