You are here

El taxi eléctrico en cifras ¿Es tan bueno como dicen?

En febrero de 2019 se anunció que empezaría a rodar el primer taxi eléctrico de Medellín, el pionero de los 1.500 que proyectó la Alcaldía de la ciudad. La operación del modelo de BYD está  a cargo de Tax Belén, y traerá grandes beneficios para la ciudad y para los propietarios.

El modelo seleccionado es el e5, un sedán eléctrico fabricado por el gigante de la movilidad eléctrica BYD. Hay dos aspectos que hacen válida su operación: su autonomía de 400 kilómetros y su excelente respuesta a las pendientes de la ciudad. Aun así hay que analizar más variables.

Costos de operación

El fabricante anunció que este taxi eléctrico puede representar grandes ahorros en gastos si se compara con lo que vale llenar un tanque de combustible. Se calcula que un taxi rueda 200 kilómetros en un día de trabajo, para lograrlo necesita por lo menos cinco galones de gasolina corriente que en Medellín cuestan cerca de $46.000. La batería del e5 necesita de $16.000 en energía eléctrica para recorrer esta distancia.

Al recorrer 200 kilómetros diarios, un taxi necesitaría un cambio de aceite cada 50 días de trabajo, suponiendo que se hace cada 10.000 kilómetros. En un carro eléctrico no hay que hacer cambios de aceite, correas, bujías, bobinas de encendido o empaques periódicamente, lo que genera una economía. Según BYD, los costos de operación son 50% menores que los taxis de motorización a gasolina o gas.

La comodidad y seguridad de los pasajeros

Este, como cualquier carro eléctrico, no emite vibración o ruido, lo que repercute directamente en una experiencia de manejo más relajada para los pasajeros y sobre todo para el conductor que pasa ocho horas sobre el vehículo. Las dos empresas que conforman esta alianza anunciaron que el BYD e5 cumple con todas las homologaciones ante el Ministerio de Transporte de Colombia para funcionar como vehículo particular, taxi eléctrico, taxi de lujo y servicios especiales”.

Este modelo tiene asistencia ABS, EBD y AB en su sistema de frenado que cuenta con discos en las cuatro ruedas. Además tiene sensor de punto ciego en el retrovisor derecho y seis airbags. Esto es mucho más de lo que el Estado exige en los vehículos de transporte público individual del país. A todo esto se suma que tiene un baúl de 580 litros, lo que significa el doble de la mayoría de los modelos que son taxis hoy en Colombia.

¿Si sube por las lomas de la ciudad?

Este es uno de los modelos eléctricos más potentes del mundo hoy. Puede ascender fácilmente por pendientes hasta de 25 grados de inclinación. Lo logra con un motor eléctrico de 215 hp, mientras que los taxis a gasolina están alrededor de los 70 hp, y menos si son a gas. En cuanto al torque, que es lo que en realidad empuja el vehículo en las subidas, el e5 entrega 310 Nm, mientras los modelos a gasolina más usados para taxi en Colombia rondan los 100 Nm. Aunque no es un tema que deba importar en un taxi, su aceleración de 0 a 100 está por debajo de los 7 segundos.

¿Y el tiempo de carga?

La carga se puede realizar de varias formas, la mejor es con un punto de carga rápida en el cual la batería de 60.5 kWh se llenaría en 90 minutos. Pero esto es contando de 0% a 100%, algo que nunca va a ocurrir, porque el vehículo nunca llegaría descargado al final del día, o sea que estas cargas parciales tomarían mucho menos tiempo. Igualmente se puede cargar en estaciones de velocidad media y tener la batería lista en un par de horas.

Según BYD, “la batería tiene una capacidad de retención de más del 60% su autonomía inicial de aproximadamente 16 años, eso es equivalente a 6.000 ciclos de recarga”, un ciclo corresponde a 400 kilómetros recorridos, o sea dos días de trabajo.

Costo ambiental

Justamente Manuel Felipe Oliveira, director para América Latina de C40 Cities, proponía que la ciudad debería cambiar gran parte de su flota pública a eléctricos a 2030. Esto para porque, de lo contrario, las emisiones de gases sumadas se volverían incontrolables.

Los cálculos en este aspecto son fáciles, cada taxi a gasolina hoy emite en promedio 100 gramos de CO2 por cada kilómetro recorrido, sin contar el tiempo que pasa detenido en el tráfico, si hace 200 kilómetros al día quiere decir que emite 20 kilos de carbono al día, sin contar otros gases. Si el carro trabaja por lo menos 300 días al año va a emitir 6 toneladas de CO2. Esto contando con que todos los conductores mantienen sus vehículos en perfectas condiciones a través de los seis o siete años que dura un taxi en Medellín.

Un taxi eléctrico no genera emisiones contaminantes, y su batería puede pasar a un segundo uso luego de servir por 6 u 8 años dentro de un carro, así, al pasar otra década de uso puede reciclarse.

El servicio de taxi eléctrico estará disponible a través de la app de Tax Celusuper en Medellín.

Vea la prueba completa de este BYD e5

 

 

 

 

 

 

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: