Internacionales

G5 y automóviles, una mezcla que puede cambiarlo todo y que no está lejos

Se abre la última puerta a la movilidad autónoma. Las conexiones de alta velocidad pasarán de revolucionar los hogares a cambiar radicalmente la movilidad

Es inminente que las redes 5G empezarán a implementarse rápidamente, se aplicarán a muchas máquinas y servicios, uno de ellos serán los automóviles y la movilidad. Este adelanto permitirá que el Internet de las cosas dé un salto, este tendrá un impacto notorio sobre el sector automotor y el transporte, ya los usuarios definirán si son negativos y positivos.

La quinta generación de las conexiones móviles entregan anchos de banda hasta 100 veces mayores a los que se experimentan en un teléfono celular actualmente, serán incluso más rápidas que las conexiones de los hogares y muchas oficinas. Esto abre otra caja de posibilidades para los fabricantes. El BYD Han EV será el primer vehículo comercial en tener esta tecnología en asocio con Huawei. 

El secreto de 5G está en la reducción de la latencia, o sea del tiempo que trascurre entre el momento en que un dispositivo envía una solicitud y cuando recibe una respuesta. Así el dispositivo se activaría mucho más rápidamente. Nunca volvería a pasar que el GPS se retrase y no anuncie un giro o una salida a tiempo. Casi todo podrá portar 5G, la ropa, lentes, paquetes, drones y, por supuesto, vehículos.

La puerta directa a la conducción autónoma

La conducción autónoma, a simple vista, consiste en que un vehículo observe el camino y sepa responder a él, pero en realidad va más allá. Mientras más datos pueda procesar el vehículo en menos tiempo, más exacta y segura será esta conducción. Ahora no solo son radares, cámaras o sensores, es información enviada por otros vehículos y por los sistemas en la vía lo que le agrega el siguiente ingrediente para que todo salga bien.

Con 5G el vehículo podrá recibir más información del entorno, al tiempo que podrá emitir más información sobre él mismo. En la medida que más vehículos aporte información sobre su ubicación, destino o velocidad se podrá crear una mejor grilla y se logrará que todos los vehículos naveguen por sí mismos.

No solo los vehículos podrán comunicarse entre si, estos estarían siempre conectado a la red y podrían genera alertas para peatones o ciclistas, incluso podrían comunicarse con sus fabricantes y generar reparaciones instantáneas. En un futuro se podría pensar en que no serían necesarios los semáforos, porque las redes calcularían el pasó de cada vehículo de forma en que nunca coincidan en las intersecciones.

La tecnología 5G purifica el vehículo autónomo, pero también llegará a las gorras o las gafas y todo podría aportar información que en parte podría aplicarse a la movilidad, entre otros servicios. Podría disminuir el tiempo que las personas gastan en su transporte diario y reducir las emisiones contaminantes de los vehículos por aminorar el tiempo en que están encendidos. Esta reduciría el consumo de energía o combustibles, además disminuiría la accidentalidad, algo que no suena muy bien en la cabeza de las aseguradoras, talleres de reparación y petroleros.

Tecnología que empuja la economía y la ética

La discusión recae en torno a la privacidad de los usuarios, y no solo de los propietarios de los vehículos, sino de las otras personas que los usan o están al rededor, ya que todos sus movimientos quedan registrados. Cada quien puede medir cómo esto lo afecta positiva o negativamente.

Al aparece una nueva tecnología el sistema económico sufre una mutación, un cambio del que nunca regresará. Así como los automóviles eléctricos cambiaron muchas cosas, la conectividad 5G también lo haría. Con la conducción asistida o autónoma más personas podrían acceder a un vehículos. Si el problema es facilitar información personal, igual, ya el mundo le entrega sus datos a cualquiera sin leer las condiciones de privacidad de aplicaciones como Tik Tok o muchas más.

Esto también haría prescindibles a los taxistas, conductores de Uber y hasta a los repartidores. Incluso se necesitarían menos personas para controlar el tráfico. El reto está en ubicar esos oficios en nuevas tareas que resultarían y preparase para su desaparición como pasó con las operadoras de teléfonos o telégrafos. Está claro por que las potencias mundiales se disputan este desarrollo y su implementación porque entregaría un gran cúmulo de información y poder a quién la tenga.

Lea también:

BYD Han EV

Huawei y BYD crean el primer vehículo comercial con 5G

Tesla Model X P100D en Colombia

Prueba: Tesla Model X P100D en Colombia

Etiquetas

Felipe Vallejo Uribe

Soy un Comunicador Social - Periodista y Magíster en Comportamiento del Consumidor que busca ayudar a masificar los vehículos eléctricos en Colombia. @UnTalVallejo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: