You are here

Enfrentamos la ciudad en una bicicleta eléctrica, la Ozono H2O

Revista VEC probó durante una semana la Ozono H2O, una bicicleta eléctrica que se comercializa desde 2017 en Colombia y que dice ser una de las más completas del mercado. El compromiso fue bajarse durante siete días del carro, la moto y el transporte público para transportarse únicamente en esta bicicleta eléctrica por la ciudad. Si, está sucia en las fotos, porque así quedo luego de usarla por casi 42 kilómetros, punto en donde el indicador de la batería empezó a mostrar su última luz.

La primera impresión que se tiene al subirse a este modelo de bicicleta eléctrica es lo macizo que es su marco de aluminio plegable, esta es una de las cosas que más preocupa a los compradores, porque a veces las articulaciones empiezan a genera ruidos con el tiempo. En este caso la prueba se hizo en la bicicleta de demostración de la marca, ya con muchos kilómetros y algo de maltrato encima, aun así no tenía ruidos ni vibraciones extrañas.

Pedal y acelerador

Este modelo tiene el motor eléctrico de 250 vatios instalado en la rueda trasera, limitado a 25 kilómetros por hora. Este hace que la bici se sienta siempre liviana, tanto que es difícil percatarse de que pesa 24 kilos. Al conducirla hay que estar atento, ya que se rueda más rápido que en una bici normal, los peatones y los carros creen que tienen más tiempo para cruzar o para ser alcanzados porque calculan sus maniobras basados en las velocidades de las bicicletas sin motores eléctricos.

Al encenderla, el indicador muestra el nivel de carga de la batería, en el mando se puede seleccionar uno de los cinco niveles de ayuda que entrega el motor al pedaleo asistido, esto ayuda a economizar energía. Como ventaja, la Ozono H2O también tiene un acelerador que ayuda a compensar en las subidas y a la hora de competir con el tráfico, sobre todo al arrancar en un semáforo o una subida.

Vea aquí la Ozono H2O en acción

En las pendientes se puede combinar el empuje del motor con las siete velocidades del sistema Shimano Altus que trae de fábrica. En esta prueba se incluyeron subidas de más de 2 kilómetros en las que no se necesitó un gran esfuerzo para llegar el destino.

¿Para el uso diario?

El cuerpo de los ciclistas urbanos agradece cuando se rueda en bicicletas con suspensión, en este caso las muñecas de quien la usa no reciben los impactos de la vía gracias a la suspensión hidráulica delantera, algo que a la larga es notorio. Esta se complementa con las ruedas de 20 pulgadas que vienen calzadas con llantas para piso mixto.

Dentro del marco está la batería de litio de 36 voltios, según el fabricante esta sólo empieza a mostrar degeneración luego de mil ciclos, o cargas completas. Esta se puede cargar en lapsos que rondan las cuatro horas.

Es una bicicleta más pesada, por esto necesita de los frenos de disco en ambas ruedas, esto le agrega mucha seguridad a la conducción e incrementa la confianza para enfrentarse al tráfico de la ciudad.

Luego de una semana con ella es difícil dejar de usarla, los viajes diarios tomaron menos tiempo que en vehículo particular y mucho menos que en transporte público, sin contar el bajo costo de la energía por kilómetro. Al bajarse de ella se queda con la sensación de empuje en el cuerpo cuando se camina, es como si el cuerpo pidiera más. Este vehículo, acompañado de un casco, unos lentes y unos guantes puede ser uno de los mejore compañeros diarios en la ciudad.

Conozca aquí los precios de las bicicletas eléctricas en Colombia

Lea también: liviana pero poderoso, probamos la bicicleta eléctrica Ozono Air

 

 

 

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: