Motos y bicicletas

Intercambiar baterías ¿La solución para las motos eléctricas?

Dos compañías ya implementaron con éxito el modelo de estaciones de recambio

Diferente a lo que muchos piensan, el aspecto en que más necesitan trabajar los vehículos eléctricos es la velocidad a la que se recupera la carga. El tema de cuantos kilómetros de autonomía entregan por cada carga pasa a un segundo plano cuando se tienen tiempos de recarga rápidos, que se asemejen a lo que toma llenar un tanque de gasolina.

Este aspecto es un punto a favor para las motos y bicicletas, ya que ellas pueden contar con baterías extraíbles, algo que para los automóviles todavía es complejo. Dos compañías ya optaron optando por el modelo de intercambio de baterías, se trata de la taiwanesa Gogoro y la española Silence. Ellas están implementando  desde 2017 estaciones en donde se deposita la batería descargada y se obtiene una cargada en segundos y más rápido que llenar el tanque. Sólo es necesaria una aplicación móvil para acceder al sistema.

Estación de intercambio de baterías de Gogoro en Taiwan.

No ser el dueño de las baterías

El modelo propone que ningún participante del sistema de intercambio sea dueño de una batería, sino que simplemente que pague una tarifa por la cantidad de veces que toma una batería cargada de uno de los puntos de intercambio. Así se elimina el miedo a tener una batería averiada o tener que reemplazarla cuando cumpla sus ciclos, porque esto sería responsabilidad del dueño del sistema.

Los cuatro grandes fabricantes japoneses de motos se inclinan por las baterías extraíbles. Yamaha presentó una moto en alianza con la misma Gogoro que utiliza paquetes de baterías extraíbles. Además las patentes de las motos de Kawasaki muestran sistemas para sacar las baterías de las motos con un sistema de rieles.

La moto más vendida de España en junio de 2019 es la Silence S02, estos catalanes también están apostando a este mismo sistema, aunque sus sistema todavía no atiende muchas motos al tiempo, su evolución está clara. Cabe anotar que estas dos marcas que vienen trabajando en sistemas intercambio de baterías son las preferidas de los sistemas de sharing en Europa.

Posibilidades en Latinoamérica

El negocio de las motos eléctricas en América Latina empezó a crecer en 2017 con la llegada masiva de importaciones de productos chinos. Muchas de ellas portaban baterías de plomo que por su peso no podían ser removibles. El mercado se actualizó a baterías de litio, con esta jugada llegaron algunas motos de baterías extraíbles como la Super Soco y las NIU, aunque no comparten el mismo formato de batería. Aun así, con ellas se podría generar un servicio de recambio que permitiera llegar a lo que Gogoro y Silence ya están haciendo y terminar de convencer a las personas que están cerca de tomar la decisión de pasarse a una moto eléctrica.

Las autonomías promedio de las motos eléctricas que se venden en países como Colombia rondan los 60 kilómetros por cada carga. Aunque estas cifras son suficientes para varios días en la mayoría de las ciudades, las personas siguen generando miedo hacia el producto, tal vez una solución como esta devuelva la confianza en un medio de transporte tan económico y acertado como la moto eléctrica.

Lea también:

Super Soco TC Max, de Stärker

Starker presentó la Super Soco TC Max en Colombia

NIU M+

NIU, la nueva marca de motos eléctricas que llegó a Colombia.

Etiquetas

Felipe Vallejo Uribe

Soy un Comunicador Social - Periodista y Magíster en Comportamiento del Consumidor que busca ayudar a masificar los vehículos eléctricos en Colombia. @UnTalVallejo

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
A %d blogueros les gusta esto: