You are here

Por qué el camión de Tesla podría ser una amenaza para la producción petrolera

Tesla dejó de reírse de la gasolina y empezó a reírse del diésel. El lanzamiento de su tan anunciado camión puso a prueba los nervios de los productores de petróleo, ya que propone una forma más segura, económica y rápida de mover mercancías. Esta es la explicación de por qué el camión de Tesla puede convertirse en un agujero en el bolsillo de las petroleras.

Si todo lo que les vamos a explicar enseguida sale como la marca lo planea, la demanda mundial de combustibles podría sentir un gran golpe, ya que el transporte de carga significa el 25% del petróleo producido en el mundo. A esta noticia se suma que Cummins ya presentó su idea prototipo de camión eléctrico (leer artículo) y que Nikola Motors  y Toyota anunciaron sus camiones propulsados por hidrógeno.

Básicamente, lo que Elon Musk presentó el 17 de noviembre pasado es un camión con puertas suicidas que porta aún más equipamiento que los autos que Tesla ha producido hasta hoy. “Queríamos crear un vehículo que acelerara como ninguna otro”, así abrió el presidente de Tesla Motors la presentación. Según él, este camión puede ir de 0 a 100 kilómetros por hora en 5 segundos cuando no tiene carga adherida, o en 20 cuando tiene el máximo de su carga, que es de 40 toneladas.

Esta impresionante acumulación de potencia le permite subir cargado una pendiente con 5% de inclinación a 100 kilómetros por hora, mientras un camión diésel no podría hacerlo a más de 65. A esto se suma que con una sola carga puede rodar por 800  kilómetros, de los cuales puede recargar el 70% en 30 minutos gracias a los megacargadores que También desarrolla Tesla. Quiere decir que mientras el conductor se come uno de los pequeños bocadillos a los que está acostumbrado o puede se descarga el tráiler, la batería estaría lista para otro viaje.

Para poder alcanzar esto niveles de autonomía, Tesla trabajó fuertemente en el componente aerodinámico del camión. Lo diseñaron como una bala, por eso tiene un coeficiente aerodinámico de 0.36, mejor que el de un Bugattti Chiron, que es de 0.38. Esto se logra porque la cabina se une al tráiler por medio de unos paneles que eliminan cualquier quiebre en la superficie y reducen la fricción del aire. Además el piso de camión es completamente plano.

El camión más fácil de conducir

A este camión lo mueven cuatro motores eléctricos, uno en cada uno de las ruedas trasera del cabezote, las delanteras tiene suspensión independiente, lo que le agrega suavidad al manejo. A esto se suma que sólo tiene una velocidad, y no porta las pesadas y complejas transmisiones de los camiones diésel. El conductor del camión de Tesla está sentado en el centro, lo que le entrega mejor visibilidad y maniobrabilidad. Desde esa posición accede a dos de las famosas pantallas gigantes que esta marca ubica en el interior de sus autos.

Cada camión viene equipado con sistema de frenado de emergencia, asistente de permanencia en carril, alarma de colisión frontal y, por supuesto, piloto automático.

Si el conductor pierde la consciencia o el camión no encuentra respuesta de quién lo opera, este sistema lo detiene y llama al servicio de emergencias.

Por otro lado, al no depender de un gran motor, el centro de gravedad es mucho más bajo que un camión común, a eso se suma que el banco de baterías está en el piso, lo que lo hace mucho más maniobrable.

“Garantizamos que este camión no fallará por un millón de millas”

Esta fue la promesa que Elon Musk hizo al presentar el camión. En este caso, si dos de los cuatro motores dejan de funcionar, el camión puede rodar con dos al mismo paso que lo haría un camión diésel. Los frenos son un gran gasto para los camioneros, en este caso cada que se frena se genera energía en altas cantidades, lo que se puede reaprovechar, además, esto haría que el desgaste de los frenos sea mínimo y que estos tengan que remplazarse muy poco, o casi nada.

El parabrisas esta hecho de un vidrio a prueba de explosiones termonucleares”, otro de los descabellados anuncios de Tesla en el lanzamiento de su camión. La razón es simple, los parabrisas de los camiones son gigantes y se rompen con facilidad, cuando están fisurados el camión no puede rodar, lo que significa gastos y tiempo muerto para el conductor.

Por último está la conectividad, desde el celular se puede estar conectar al camión de Tesla y conocer todo lo que pasa en él, esta aplicación incluso anticipa el mantenimiento que algunas piezas necesiten y lo anuncia. A través del celular no solo se puede contactar un camión, toda una flota puede estar en el mismo dispositivo para controlarla desde la distancia.

El costo del gigante eléctrico

Tesla calcula que su camión puede ser 25% más económico en su operación que un camión diésel, pero que este porcentaje podría incrementar porque calculado en las peores condiciones de trabajo u con el diésel más costoso de mercado. La producción comienza en 2019, los que lo reserven con $5.000 hoy podrán tenerlo en 2020. Por lo pronto no se sabe el precio final.

También podría interesarle: Tesla Roadster, de 0 a 100 km/h en 1.9 segundos ¿Cómo lo logra?

 

Related posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: